Diplomada Educación Infantil y Graduada en Educación Primaria con Mención en Inglés.

 

…o de por qué creo que las Escuelas Infantiles son las que nos están enseñando a hacer las cosas bien, pero no queremos verlo.
Sí, creo firmemente que las escuelas infantiles están haciendo tantas y tantas cosas bien, que se deberían copiar y adaptar en cursos superiores.

Os dejo con las que, a mi juicio, son las que deberíamos adoptar en cursos superiores:

1. Valorar el progreso de los alumnos: A los niños/as, en educación infantil, no les ponemos notas, como mucho un: “Conseguido”, “en proceso”, “No conseguido”… datos que ayudan a los padres/madres y educadores/as a establecer un plan de acción, si esos “No conseguido” son realmente importantes para el desarrollo global del pequeño o pequeña. Si un niño/a lleva un retraso significativo en sus capacidades motoras, la educadora establecerá una serie de rutinas y actividades que potencien el movimiento en dicho alumno.

2. La relación con las familias: En las escuelas infantiles, la relación de colaboración entre escuela y familia es esencial, hay comunicación prácticamente diaria, escuchamos a los padres y madres, que se preocupan por sus hijos/as, y a veces, incluso, tenemos que actuar de casi consejeras y consejeros, porque acuden al centro con necesidad de ayuda y consejo. En cursos superiores esa relación se pierde hasta convertirse, casi, en inexistente o en una obligación.

3. La metodología: Los métodos utilizados en infantil son…maravillosos: en un ambiente lúdico, tratamos de desarrollar el potencial del niño/a de una forma globalizada, es decir, desde todos los ámbitos. Las inteligencias múltiples, tan de moda últimamente, se llevan utilizando en infantil desde hace mucho tiempo. La inteligencia emocional, es la base del currículo de las escuelas y que los niños y niñas se sientan únicos y especiales, es primordial. La escuela infantil es un sitio al que los niños/as quieren ir…qué pasa a partir de 1º de primaria, que los alumnos/as empiezan a perder el interés por el cole…en 2º todavía queda algo de ilusión, pero a partir de 3º, igual la cosa cambia.

4. Implicación de las educadoras en el centro: el trabajo en grupo que suele hacer en las escuelas infantiles es digno de admiración, el centro entero rema en una dirección y se buscan las ideas que mejor se adapten a los niños/as y al centro para mejorar.

5. El portfolio: Que va ligado al punto anterior. En las escuelas infantiles, quizás no hay un portfolio de cada educadora como tal, aunque algunas personas, cada vez más, vamos recogiendo nuestros proyectos, nuestros trabajos, etc. Pero en las escuelas infantiles, se hacen resúmenes, dosieres o simplemente un trabajo espectacular de recolección de “cosas que funcionan” y cosas que no. Y las cosas que funcionan, se van mejorando cada año para no estancarse, y las que no, se modifican para mejorar.

6. Observación a las educadoras (o educadores, que también los hay): En las escuelas infantiles, siempre estamos observadas, la dirección puede venir a ver tu clase, las compañeras de apoyo (o tú si eres apoyo) trabajan juntas en el aula, los padres o madres, pueden pasar un día en la escuela con nosotros si quieren…las aulas son espacios abiertos donde todos tenemos un sitio. Y es algo enriquecedor. Mi experiencia me ha hecho pasar por todas las clases en todas las escuelas en las que he trabajado y de todas mis compañeras y compañeros, he sacado algo bueno. Se aprende muchísimo!!!

Sin embargo, nos encontramos cada día con comentarios dañinos que, aun siendo “broma”, perjudican el campo de la educación infantil…sí, sí, me refiero al “pinta y colorea”, al “sólo cantáis canciones y cambiáis pañales”…y más perlas que hemos ido escuchando a lo largo de nuestra carrera profesional.

Las escuelas infantiles son el tramo de educación en el que más se trabaja, puesto que el esfuerzo físico es enorme y se hace una programación detallada y sin embargo, el que menos reconocimiento tiene y en el que menos sueldo se gana.

Espero con esta entrada concienciar a quienes no conocen mucho el mundo de la educación infantil, a que valoren más nuestra profesión, y agradecer y reconocer el trabajo de quienes están de lleno en esta profesión. Nuestro trabajo es esencial, no perdáis las ganas de seguir, algún día, el resto de la sociedad se dará cuenta de que no somos guarderías, somos ESCUELAS INFANTILES.