Socia Directora Cero6, creación y organización formación a directivos de escuela y personal de aula.

 

La tan temida fecha del 25 de Mayo ya ha llegado… y nosotros seguimos aquí para ayudaros a entender cuáles son los grandes cambios que ha incorporado el RGPD.

Si hasta ahora las escuelas tenían una postura reactiva ante lo que podía ocurrir con los datos personales… ahora hay que ser proactivos, es decir, analizar los tratamientos que hacemos con los Datos de Carácter Personal (DCP) y asegurarnos que los protegemos ante cualquier posible vulneración.

Para ser Proactivos, necesitamos:

1. Pensar en todo lo que hacemos con los DCP (los tratamientos) desde que nos los ceden hasta que los destruimos… lo que se conoce en el nuevo reglamento como “Ciclo de vida de los Datos”.

2. Pensar cuántas son las personas que, día a día, intervienen de alguna forma en esos tratamientos (si están legitimadas, si están formadas, si saben cómo tratarlos…).

3. Y por último, pensar a qué riesgos están expuestos esos datos durante los tratamientos.

Estas y otras preguntas que nos haremos formarán parte de lo que se conoce como “Análisis de riesgos”, un documento que al recoger esas reflexiones nos permitirá averiguar si el tratamiento de los datos que realizamos, garantiza los derechos y libertades del interesado.

Puesto que en nuestras escuelas infantiles tratamos datos especialmente sensibles, a partir de ese momento hay que realizar una “Evaluación de Impacto”, que se trata de documentar en todas sus fases qué impactos pueden tener en la vida de las personas las posibles pérdidas, cancelaciones, etc. de los datos y en el caso de que ocurran, qué medidas implantamos tanto a nivel técnico como organizativo para minimizar la probabilidad de que ocurran dichas amenazas y el impacto que puedan tener sobre los interesados.

Además de esto, no tenemos que olvidarnos de adecuar los formularios donde se recogen los DCP, adoptar los mecanismos y procedimientos para el ejercicio de los derechos, volver a firmar los compromisos de confidencialidad con todos nuestros proveedores y revisar nuestra política de privacidad.

Antes de terminar quisiéramos trasladar a todas las escuelas tranquilidad, ya que todas las que hasta el momento hayan llevado a cabo un protocolo de protección de datos, ya tienen mucho camino hecho.

Es cierto que se están escuchando muchas cosas relacionadas con este nuevo Reglamento, pero también es cierto que, con sentido común, podremos seguir ofreciendo nuestros servicios a las familias de la forma más segura, legítima y con la garantía de calidad que se merecen.