Socia Directora Cero6, creación y organización formación a directivos de escuela y personal de aula.

 

De todos es sabido lo importante que es la formación continua para cualquier profesional, pero los que pertenecemos al mundo de la educación tenemos cierta querencia a los cursos y se nos encuentra en simposios, seminarios, jornadas y todo lo que sea necesario para poder saber más y actualizar nuestras prácticas y metodologías.

Y ¿qué ocurre cuando llega el mes de noviembre?… que de repente, como en el despertar de la marmota, nos acordamos de LA FUNDACIÓN TRIPARTITA y ese crédito que lleva disponible desde el inicio de año (poquita cantidad, la mayoría de las veces, respecto a lo que nos gustaría para ofrecer a nuestros equipos) lo queremos aprovechar antes del 31 de diciembre.

En ese momento empieza la búsqueda de empresas de formación que ofrecen cursos y una vez que damos con la elegida, confiamos no solo en los conocimientos de sus formadores en el sector, sino en que, quien debe notificar e informar telemáticamente que vamos a hacer un curso a Fundae (es así como se llama ahora la Fundación Tripartita) lo haga bien. Y esto demasiadas veces no lo tenemos en cuenta.

Hay que recordar que las empresas bonificadas son directamente responsables de las bonificaciones aplicadas en sus boletines de cotización y también de los incumplimientos de las obligaciones establecidas, es decir la misma escuela.

Por eso es muy importante que, una vez finalizado el curso nos aseguremos que la gestión se ha realizado correctamente y que toda la documentación justificativa está en nuestro poder, para estar tranquilos en el caso tengamos que atender alguna incidencia.

¿Qué documentación debemos custodiar? Toda la relacionada con la actividad formativa por la cual se ha aplicado bonificación (convenio y adhesión al mismo, controles de asistencia y cuestionarios de evaluación, recepción de los certificados, factura y comprobante de la bonificación). Recordad que si se trata de documentación originalmente emitida en papel, deberá conservarse en ese mismo formato y todo se tendrá que guardar durante un período mínimo de 4 años.

Pero, porqué os contamos esto en estas News… porque a partir de este mes de noviembre, las empresas, podéis recibir notificaciones relativas a las incidencias detectadas en las bonificaciones de los ejercicios 2016 y 2017. Estas notificaciones, en caso de llegar, lo harán por un e-mail informativo que permitirá acceder a la Sede Electrónica del SEPE para ver la notificación.

La respuesta a estas notificaciones electrónicas deberá realizarse por parte del representante legal de la empresa a través del servicio telemático que estará disponible próximamente en la sede electrónica del SEPE en el enlace que se indica a continuación, utilizando para ello el número de registro que aparece en la propia notificación:

https://sede.sepe.gob.es/contenidosSede/generico.do?pagina=proce_empresa/

Evidentemente si las gestiones de las bonificaciones se han hecho correctamente no hay que preocuparse. Pero, no está mal recordar que las empresas formadoras, os pueden ayudar en la gestión de la incidencia recibida para poder dar respuesta a la misma.

No olvidéis que la calidad también se ve en esos detalles…