Socia Directora Cero6, creación y organización formación a directivos de escuela y personal de aula.

 

Lo que está ocurriendo, cosa que también se ha manifestado desde la misma Agencia de Protección de Datos durante la 10ª sesión formativa, en la que Cero6 participó, es que se están difundiendo, a las instituciones que deben adecuarse al RGPD, noticias que más aclarar el reglamento, generan cierta inquietud y ¡eso no se hace!

Desde que entró en vigor la LOPD en el año 1999, España ha sido dentro de la Unión Europea, uno de los países que ha llevado el tratamiento de los datos personales de la forma más respetuosa y legal posible, por lo que no hay motivo para asustarse, ni para pensar que ahora no lo vamos a poder hacer igual de bien.

Muchos directores de escuelas, nos trasladan que han escuchado que, por ejemplo, las escuelas que cuentan con cámaras de videovigilancia en sus instalaciones podrían tener problemas con sus propios empleados. Y nos preguntamos ¿qué tienen que hacer esos centros entonces?, ¿quitarlas? Para muchas de las escuelas que cuentan con ellas, es justamente una de las fortalezas de sus servicios, el poder ofrecer a las familias la posibilidad de ver a sus niños/as durante las actividades diarias.

¿Por qué difundir la noticia entre los trabajadores que no pueden hacer fotos durante las actividades que se realizan en las aulas?. Pero, ¿estamos todos locos? ¿A caso no saben que las fotos y los murales forman parte del día a día de las escuelas y que son un soporte y una herramienta fundamental para nuestra práctica diaria?

¿Y qué pasa ahora que están todas las escuelas en plena celebración de las fiestas de fin de curso? ¿Van a poner un detector de cámaras fotográficas o teléfonos móviles a la entrada de la escuela para prohibir a padres y madres, abuelos y abuelas hacer fotos para inmortalizar el paso de los niños/as en la escuela infantil?

Aplicar la protección de datos a una macro empresa de informática o de cualquier otro tipo, no tiene nada que ver con hacerlo en una escuela infantil. Hay que saber que existen prácticas que todas las escuelas llevan haciendo desde siempre y que por la entrada de la nueva normativa no tienen por qué dejar de hacer, sino que tienen que aprender a ajustarse a ella.

Nuestra fuerza está en el sentido común y en el apoyo de un buen equipo de profesionales responsable y preparado ante el tratamiento de los datos personales que se hace diariamente para el desempeño de nuestro trabajo en las escuelas.