Un viaje por las diferentes “corners” las clases de inglés para niños: ¡Vamos a la montaña!

 

En Great Little People creemos en una metodología en inglés que considere el aprendizaje concreto y delimitado para la adquisición del inglés de manera progresiva, natural y dinámica. Por eso cada clase está pensada teniendo en cuenta diferentes “corners”. Esta metodología permite que el aprendizaje sea activo ya que el niño atraviesa, durante la clase, las aulas amplias de 30 metros para cambiar de espacio. Así, el pequeño renueva la energía, puede centrarse en cada actividad propuesta y entra al nuevo espacio de aprendizaje donde incorporará nuevas competencias. Notamos que esta atención plena en cada momento de aprendizaje y en cada material favorece notablemente la adquisición de vocabulario. Al mismo tiempo, el aprendizaje por proyectos pensar cada clase como un espacio de descubrimiento constate de diferentes escenarios para la inmersión. En este caso, presentaremos nuestra experiencia en una clase centrada en la naturaleza: un viaje a la montaña. Entre el juego y la imaginación, los niños aprenden aspectos de la geografía, el ecosistema, los diferentes animales que viven en ella, hacer las maletas y un checklist con todo lo necesario para este viaje imaginario.

El ejemplo del viaje a la montaña permite notar que, en Great Little People, cada clase de la academia de inglés para niños de 1 a 7 años es planificada, diseñada y pensada a conciencia. Esto permite que cada momento de aprendizaje tenga en cuenta las etapas de desarrollo en cada edad de la infancia. Este compromiso con cada momento evolutivo del niño requiere de la participación activa de profesores especializados y expertos en el aprendizaje de la lengua inglesa. Así, cada encuentro entre el niño y los maestros se vuelve una instancia donde el tiempo destinado al aprendizaje del inglés es un momento de juego y aventura.

Cada clase se inicia con el de saludo. Al llegar, en el start corner, el niño puede expresar cómo se siente, cómo está el día y, por supuesto, saludar a sus compañeros de clase. Esta separación dinámica de espacios en corners permite que el niño participe activamente y de manera natural en la clase. Así, de manera progresiva se siente protagonista de la experiencia de aprendizaje. Esto permite que se despierte su interés sobre las diferentes actividades pedagógicas y lúdicas de cada encuentro. El momento de inmersión es una hora divertida que contribuye progresivamente al aprendizaje de inglés en niños de 1 a 7 años de una manera planificada a conciencia por los especialistas de Great Little People.

En el reading corner, espacio donde cada semana se elige un cuento ideal para aprender inglés. En esta aventura en la montaña leemos el cuento Michel Rosen y Helen Oxenbury que habla sobre la búsqueda de un oso. Todo el relato favorece la memoria en la adquisición de vocabulario porque cada momento de la historia tiene rima y es pensado para ser cantado. El cuento narra un viaje donde un padre, cuatro niños y un perro atraviesan diferentes espacios geográficos y las diferentes experiencias sensoriales. Hay lodo húmedo, un río frío, una tormenta y, por supuesto, hierba alta en la montaña. El recorrido es una ocasión para generar expectativas hasta llegar al oso. El misterio más grande es que no saben si lo lograrán y mucho menos si podrán hacerlo con valentía y sin miedo. Es justamente esta expectativa la que mantiene en suspenso al niño y genera un estado de sorpresa constante.

En el phonics corner los niños practican competencias fonéticas con la técnica del blending. Los años de experiencia en la academia nos hicieron notar que esta técnica es valiosa para la adquisición de la pronunciación. Esto sucede porque los niños son capaces de diferenciar fonemas, aislarlos y, de esta manera, aprenderlos de manera más concreta para una adquisición de vocabulario respetuosa con la edad del niño.

En el let’s eat corner, planificamos una comida relacionada con la temática de esta aventura. Por eso, hicimos una montaña de oso con ingredientes que generalmente hay en cada casa. Esta presencia de la cotidianidad de cada niño permite familiarizarlo con la rutina diaria de higiene y alimentación al tiempo que incorpora nuevo vocabulario en inglés. Además, mientras el niño prepara la receta logra interactuar en inglés con su entorno ya que pide los ingredientes, los enseña y los incluye en su propia preparación. La apropiación del saber se da de manera natural porque el niño se siente confiado e interesado en la actividad que realiza.

Unos minutos después, el niño atraviesa el active corner. En este caso, la actividad elegida fue el yoga. Esta presencia de la actividad física no solo contribuye al conocimiento de las partes del cuerpo del inglés, sino que colabora en la rutina de autocuidado personal. En el caso de la temática elegida, el yoga es perfecto ya que todos sus movimientos tienen que ver con la naturaleza: estiramientos al sol, la forma de las montañas, las diferentes posiciones de los animales, la respiración profunda de aire puro.

Este ejemplo de aventura en la montaña muestra que tanto las clases dinámicas y divertidas, son solo la cara visible de un proyecto mucho más amplio que incluye la creación de material didáctico tal como canciones inglés, la planificación de actividades digitales dentro y fuera del aula y material audiovisual realizado por especialista. Por ejemplo, tanto las técnicas del blending como todo el vocabulario vinculado con la naturaleza y la montaña son constantemente actualizados en nuestro canal de Youtube.